El último capricho de Kate Moss, comprarse un taxi londinense

 

 
Harta de darse todos los caprichos que su boyante economía le permite, Kate Moss ha decidido ahora comprarse un taxi para ella solita


Y, dispuesta a promocionar los productos de su país, se ha decantado por el emblemático taxi negro -«Black cab»- londinense, por el que ha pagado 35.000 libras -unos 44.450 euros-, según publicaba ayer el «Mail on Sunday».

Moss, de 34 años, ya se ha puesto al volante como chófer de sus amigos, a quienes llevó la semana pasada desde un pub de la capital británica hasta su casa. «Kate estaba entusiasmada. Disfrutó como un niño en una tienda de caramelos», ha afirmado un testigo que no identifica el periódico.

Sin embargo, Moss no podrá usar su «Black cab» para evitar los atascos circulando por los carriles reservados a autobuses y taxis, ya que deberá regirse por las mismas normas que los conductores ordinarios. Moss tampoco se librará de la tasa de circulación de 8 libras diarias -algo más de 10 euros- que deben pagar los automovilistas por acceder al centro de Londres.

A pesar de la original compra, la modelo no es la única que disfruta de este tipo de vehículo. El actor y gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, se hizo con uno en 2003. También Stanley Kubrick solía ser visto al volante de un taxi negro cerca de su casa de Londres. De igual manera, el actor Stephen Fry tenía hace años por costumbre conducir un «Black cab» para no pagar por los aparcamientos.


 
Suscribase a las noticias en formato RSS Contactenos via correo electronico Aviso Legal