Secciones  
Buenas bebidas
Buenas bromas
Buenas comidas
Buenas confesiones
Buenas curiosidades
  Buenas fotos  
  Buenas frases  
  Buenas historias  
  Buenas maneras  
  Buenas mascotas  
  Buenas noticias  

  Bonus  
Bioritmo
Horoscopo
Juegos Games
Suerte ! ! !
Tu peso en la luna

  Solo Buenas  
Envianos tus comentarios






Buenas noticias
Imprimer l'article
Enviar a un amigo

Siempre hubo trabajos peores que el de uno mismo





Y como no podía ser de otra manera, la Edad Media tiene su capítulo aparte

¿Quién no ha soñado con ser un caballero en una refulgente armadura? Para acceder a ese noble empleo -que puede llegar a durar muy poco si son épocas bélicas- hay que ser primero escudero.

Los aspirantes a caballero debían servir como escuderos durante cinco años (de los 13 a los 18). Este trabajo tenía dos tareas principales: cambiarle la armadura al caballero si ésta se rompía en combate y limpiarla al final de la batalla. Para la primera faena el joven debía lanzarse sin protección y a pie al medio de la escaramuza para darle la armadura nueva a su amo.

Pero la segunda tarea requiere todavía más valor: cuando la batalla concluye, el jefe necesita que lo ayuden a quitarse la armadura para que sea limpiada mientras él se va de copas. Los largos y cruentos combates que duraban a veces días aseguraban que la armadura desbordara de barro, sudor, sangre, caca y pis.

Otro oficio cuestionable es el de "recolector de sanguijuelas". La forma más efectiva de atraparlas es (Ud. ya se lo imagina) transitar con las piernas descubiertas por los infectos pantanos y lagos donde prosperan estas reinas de las babosas. Cuando sus miembros ya están plagados de estas inmundicias Ud. sale del agua y se apura a quitarse los parásitos, para que no lo dejen anémico.

Si Ud. tiene buena presencia y es hábil en las relaciones interpersonales un puesto apropiado podría ser el de verdugo. Allí conocerá personas muy interesante aunque las verá por única vez. Su función será la de separar la cabeza del cliente del resto del cuerpo y entre sus responsabilidades se pueden contar: hervir algunas de las cabezas y colocarlas en picas en lugares públicos.

El trabajo de parrillero del Rey no es de los peores, pero la paga no es muy buena: se deberá contentar con las sobras de la deliciosa carne asada luego de que el soberano, los nobles, los cocineros, las sirvientas y los perros hayan comido a gusto.


 Herramientas
 Enviar un comentario
 Probar suerte
 Enviar tu confesion...
 Translate
La frase del momento
Borges y un escritor joven debatiendo sobre literatura y otros temas. El escritor joven le dice: "Y bueno, en política no vamos a estar de acuerdo, maestro, porque yo soy peronista". —¿Còmo que no? Yo también soy ciego". ()
Ver mas frases...
La broma del momento
Solobuenas.com
Ver mas bromas...
 
 
Suscribase a las noticias en formato RSS Contactenos via correo electronico Aviso Legal
Volver a la pagina de inicio Abonarse o desabonarse de Gordos.com Ayuda en linea - Preguntas mas frecuentes