Secciones  
Buenas bebidas
Buenas bromas
Buenas comidas
Buenas confesiones
Buenas curiosidades
  Buenas fotos  
  Buenas frases  
  Buenas historias  
  Buenas maneras  
  Buenas mascotas  
  Buenas noticias  

  Bonus  
Bioritmo
Horoscopo
Juegos Games
Suerte ! ! !
Tu peso en la luna

  Solo Buenas  
Envianos tus comentarios






Vinos Oportos y portugueses
Imprimer l'article
Enviar a un amigo
 

El vino de Oporto es una de las grandes joyas de la viticultura mundial. Sus uvas crecen en las impresionantes laderas y cortadas que caen sobre el Douro, desde la frontera española hasta la localidad de Peso de Régua, a unos 100 km. de Oporto. Tierra de vinos desde la época de los romanos, a principios del siglo XVIII, el primer ministro portugués, Marqués de Pombal, delimita las zonas de producción y tipos de terrenos, convirtiéndose en la primera denominación de origen que se crea en el mundo. Las buenas condiciones del puerto de Oporto, lo mismo que el de Cádiz, hace que numerosos comerciantes británicos, a mediados y finales de ese siglo, se instalen en la zona para exportar vinos, en la misma línea que en jerez.

Tipos, cepajes o variedades

 


Las bodegas están en Oporto, más concretamente en el pueblecito de enfrente, en la desembocadura del río, que se llama Vilanova de Gaia, al parecer por una cuestión de impuestos, pero el vino se produce y elabora en las "quintas" del alto Douro. Los ingleses históricamente han controlado la comercialización, y eran un grupo de presión más que importante, porque hasta hace muy pocos años, solo se podía envejecer y embotellar el vino en las grandes bodegas de Gaia, lo que dejaba fuera de juego a los portugueses, propietarios de los viñedos en Alto Douro, que no tenían otra salida que vender sus uvas o su vino a las grandes empresas exportadoras, en lugar de intentar vender por su cuenta.

Ahora las cosas han cambiado, la titularidad de una buena parte de las bodegas ya no pertenece a las familias iniciales, sino a multinacionales de la distribución, quitando honrosas excepciones, que compran y venden con mucha facilidad, y Gran Bretaña ya no es la principal consumidora de vino de Oporto, pero la imagen han decidido mantenerla completamente inglesa. Así que es muy gracioso ver firmas cuya sede central está en Nueva York, y el gerente, "in situ", es portugués, manteniendo un protocolo que solo se ve en las películas de ambiente victoriano.

Los portugueses de las quintas, ahora que ya tienen autorización, también han comenzado a elaborar oportos, pero van muy lentamente, y siempre combinándolo con la elaboración de vinos tranquilos, pertenecientes a la denominación de origen Douro.
Estos vinos son bastante razonables, pero todavía les falta mucho camino por recorrer, quizá porque basan la elaboración de los tintos en el mismo esquema de los oportos. Estos se hacen con mezcla de muchas variedades tintas que tradicionalmente aparecen mezcladas en los viñedos, de las cuales cinco está definidas como las mejores, que son Touriga Nacional, Touriga Francesa, Tinta Roriz (la Tempranillo local), Tinta Cao y Bastarda. Fermentadas todas juntas se deja que parte de su azúcar se convierta en alcohol, y luego se corta la fermentación añadiendo alcohol vínico. El azúcar que aun no se ha transformado será el encargado de dar el dulzor, mientras que la adición de aguardiente elevará la graduación hasta los 20º. Con los vinos tranquilos utilizan el mismo tipo de uva y plazos de vendimia, y tras dejarlos fermentar completamente llegan a doce graditos pelados, insuficientes para lo que demanda actualmente el mercado. Quizá haya que dejar madurar más las uvas, seleccionar las variedades y buscar terrenos más altos, no demasiado buenos para los oportos, pero si para los vinos tranquilos.

El oporto de cualquier manera sigue siendo el rey. Los hay de muchos tipos, pero la estrella son los "vintages", algo único en el mundo. Se elaboran solo cuando hay cosechas excepcionales con uvas de mucha estructura, se crían durante dos años en barrica y luego se embotellan. Allí, en la botella, mantienen una crianza reductora que el milagro de los vintages, y que consiste en que mientras más años aguante mejor estará luego el vino. Es sorprendente tomar vintages de 40 ó 60 años, y verlos aun cargados de aromas, vivos y llenos de complejidades. Los norteamericanos, que se han convertido en uno de los grandes compradores de vintages del mundo, se empeñan en bebérselos enseguida, un par de años después de embotellados, lo que se considera lógicamente un infanticidio, y estropear la capacidad de desarrollo de unos vinos, que tienen su mejor expresión con el paso de muchos años. La prisa de los americanos tienen nerviosas a las bodegas, que no saben si abrir nuevas gamas de vintages para beber pronto, o mantenerse en la línea tradicional.


 Herramientas
 Enviar un comentario
 Probar suerte
 Enviar tu confesion...
 Translate
La frase del momento
El amor necesita del dolor para llegar a las puertas de la felicidad (Jhon Kellis)
Ver mas frases...
La broma del momento
Solobuenas.com
Ver mas bromas...
 
 
Suscribase a las noticias en formato RSS Contactenos via correo electronico Aviso Legal
Volver a la pagina de inicio Abonarse o desabonarse de Gordos.com Ayuda en linea - Preguntas mas frecuentes