Castigo ejemplar

 

 
Una mujer cansada de que su marido perdiera su dinero jugando a las cartas, le puso botas de metal para que no pueda salir de la casa


Lai Yingying se reconoció "adicto al juego" y accedió a que su mujer le pusiera unas pesadas botas de metal para no ir a la casa de sus amigos a jugar póker.

"Nos llevo más de media hora ponerme los zapatos usando pernos y tornillos especiales", explicó este hombre oriundo de Xiamen, China.

"Ya ni siquiera intento salir por las noches", agregó.


 
Suscribase a las noticias en formato RSS Contactenos via correo electronico Aviso Legal