Los juguetes de los multimillonarios

 

 
Yates majestuosos y aviones descomunales transportan verdaderas mansiones por mar o aire· Descubra los lujos y placeres de los hombres más ricos del mundo a través de la galería de imágenes


Unos 3 metros mide la gran pila de correo de Anne Cohen, 54 años, madre de cuatro hijos y merecedora de la atención de cientos de productos de cosméticos, tarjetas de crédito y promociones que le llueven a diario en su buzón.

Por este motivo se dio a la tarea de hacer una suerte de "arte trash", pues en vez de enviar tales comunicaciones inútiles directamente al tacho de la basura, decidió transformarlo en arte, aplicando los conocimientos adquiridos gracias a su título en diseño en el Chelsea College.

Convertir lo indeseado en un objeto deseado fue la motivación de Anne, quien aprovechó la dimensión crítica del arte para protestar contra esta forma de invasión a la privacidad que afecta a millones de británicos, cansados de tener un buzón únicamente al servicio de la publicidad.

"Sólo quiero mostrarle a la gente lo que pasa y que ellos lleguen a sus propias conclusiones", señaló la artista a la BBC.

Sin embargo, ahora que le encontró una utilidad a lo que por años definió como basura, seguramente no tendrá problemas para encontrar con mayor volumen y rapidez la materia prima de su arte, gracias a los aportes de empresas y vecinos, quienes no tendrán problemas en contribuir con la escultura y de paso deshacerse de un par de cartas.


 
Suscribase a las noticias en formato RSS Contactenos via correo electronico Aviso Legal